El cambio de paradigma del usuario en internet es más que evidente, pero no sólo en internet, sino en el día a día por todos los lugares por los que pasamos conectados permanentemente al mundo online a través de nuestros dispositivos, en la oficina o en nuestra casa delante de un ordenador, tablet o smart tv.

Cada día tomamos decisiones de compra basándonos en la experiencia de otros compradores, en las especificaciones técnicas del producto o de manera compulsiva al recibir un email, cupón descuento o  impacto publicitario a través de los múltiples canales online a los que estamos conectados.

Un informe de We are Social en 2015 muestra como 3.012 millones de personas están conectados a internet de los 7.210 billones de población total, supone que un 41,7% de la población en el mundo tienen acceso a internet de los cuales un 55% se conecta a través de un Smartphone.

Dicho de una manera rápida, evidente y sin pensar;

hay en el mundo 1.685 millones de personas que en algún momento dado podrían llegar a nuestra página web o ser impactados con algún anuncio de nuestros productos o servicios mientras navegan desde su móvil. tweet

Siendo precisos, el volumen de usuarios que llegará a nuestra web será menor, dado que tendrán que ajustarse a criterios de segmentación tales como idioma, edad o interés para obtener un porcentaje más ajustado a la realidad; esta realidad será diferente en cada país atendiendo a sus condiciones tecnológicas, culturales etc…

Lo que estamos diciendo es que al otro lado de un dispositivo o una pantalla con conexión a internet hay un mundo de posibilidades y potenciales clientes que nos buscan como solución a sus necesidades o como primera vía de investigación para acabar decidiendo sobre la compra de un producto o servicio.

Es inconcebible, por tanto, en 2016 no tener presencia en el medio online aunque solo queramos tener un página de presentación o un pequeño catálogo online de nuestros productos y servicios.

Pero todavía vamos más allá, ya no basta con tener una web o un catálogo online, debemos conocer las reglas que nos sitúan o nos ofrecen como mejor resultado ante la búsqueda que un usuario con el objetivo de conocernos, obtener información o adquirir un producto o servicio.

En esta tesitura es necesario, cuando menos, plantearse una estrategia online y una inversión mínima para poder aprovechar las múltiples oportunidades que nos puede ofrecer el mundo online.

Podemos acceder a herramientas de análisis para estudiar nuestro tráfico web y comprobar si tenemos un diseño o desarrollo web correcto que te permita esa oportunidad de competir.

Debes tener claro los siguientes aspectos:

  • tu situación actual online: analiza como se ve tu marca en internet, y qué respuestas da Google a la búsqueda por las palabras que  identifican a tus productos y servicios en tu entorno. ¿Sales en los resultados?
  • la misión, visión y valores de tu negocio: revisa la coherencia de tu actividad y si es acorde a lo que tu piensas, a la  imagen que quieres transmitir o a lo que espera tu mejor cliente de ti.
  • los perfiles de tus compradores ideales: estudia a tus mejores clientes, cómo son qué hacen y que necesitan, compáralos al cliente ideal qué te gustaría tener. Encontrarás los puntos que necesitas cambiar.
  • tus metas de negocio y objetivos: márcate metas en la línea de lo que esperas, de cómo te verás en cinco años y plantea objetivos para caminar hacia ellos. Debes ser lo más sincero y realista posible y acompañarte de plazos de ejecución reales para saber cómo crece tu negocio y si lo haces de acuerdo a tus planes.
  • estudiar a tu competencia: estudia a tus competidores, esas empresas o compañías que hacen cosas parecidas a ti y que si salen en los resultados de búsqueda. Aprende de sus éxitos y de sus fracasos para ser mejor y para ofrecer el mejor servicio y producto a tus clientes. Al final ganaremos todos.

A partir de aquí encontrarás las claves de tu plan online y podrás definir con detalle aquellas acciones que harán  posible la magia de competir con otras empresas que en otras circunstancias, por su presupuesto y recursos, no podrías. Evidentemente con clientes todo es más fácil de conseguir, puedes leer nuestros 4 consejos para convertir a tus visitantes en clientes.
Si no sabes por dónde empezar, ponte en contacto con nosotros y te ayudamos a diseñar tu nuevo plan de actuación para aprovechar las posibilidades que te ofrece el marketing online de hacer crecer tu negocio.

Si necesitas saber más puedes consultar nuestro servicio de Marketing Online.